Consejos para iluminar el cuarto de baño correctamente

Consejos y recomendaciones para iluminar el cuarto de baño

El cuarto de baño es una de las estancias del hogar en las que es necesaria una buena iluminación. Ésta debe ser funcional pero, al mismo tiempo, se puede lograr que destaque estéticamente.

Si estás pensando en reformar tu cuarto de baño o cambiar su iluminación, nosotros te damos algunos consejos y recomendaciones para que ilumines tu baño correctamente.

¿Cómo iluminar el baño adecuadamente?

Una correcta iluminación es un aspecto fundamental para lograr un baño funcional, en el que su uso diario sea cómodo y agradable.

El tamaño de la estancia, así como la disposición de las zonas principales (lavabo, ducha, bañera…), influirán en la forma en que se distribuirán las fuentes de luz. La presencia de ventanas y luz natural también deben tenerse en cuenta al desarrollar el plan de iluminación.

En primer lugar, se deben distinguir los dos tipos de luz que se utilizan principalmente para iluminar el baño. Por un lado, tenemos la luz general que utilizaremos para iluminar la estancia completa y que, generalmente, se coloca en el techo. Por otro lado, la luz puntual se coloca en puntos concretos del baño en los que es necesaria una mejor iluminación, como sucede con el tocador.

Iluminación general

Para la luz general, es recomendable optar por una luz similar a la luz natural, ya que estas reproducen mejor los colores. Para este caso, se puede optar por focos LED que ofrezcan una luz neutra o fría y tienen un bajo consumo.

Otra opción son los focos halógenos, puesto que la luz que ofrecen es muy similar a la luz natural. No obstante, los halógenos cuentan con algunas desventajas, como la mayor emisión de calor o el precio más elevado en comparación con otras alternativas.

En cualquier caso, es importante distribuir correctamente la luz general por toda la estancia, así como evitar la instalación de luces que puedan producir reflejos y sombras en la zona del espejo.

Luz puntual en el cuarto de baño

La luz puntual es recomendable en el espacio del lavabo, ya que debe estar bien iluminado para poder maquillarnos, peinarnos o afeitarnos sin ninguna dificultad.

Es recomendable que la bombilla aporte una luz blanca fría similar a la luz natural, para que el tono de piel que se refleja en el espejo sea lo más parecido posible a la realidad. Existen muchas alternativas para colocarla: luces LED direccionales, apliques al espejo o a la pared, focos empotrados en una repisa sobre el espejo…

Si cuentas con un baño grande, además de la luz general deberás colocar luz puntual en todas las zonas de la estancia, ya que es muy posible que la luz general no sea suficiente para iluminar correctamente el baño.

También es recomendable diferenciar los puntos de luz con diferentes interruptores. Al disponer de un interruptor independiente para la luz general y la puntual, es posible reducir el consumo eléctrico ya que no tendrás que encender todas las luces si no las necesitas.

En caso de disponer de una ventana hacia el exterior, es recomendable aprovechar al máximo la luz natural que nos ofrece. Para ello, debes optar por no colocar cortinas o, en caso de necesitarlas, elegir unas de color blanco u otros tonos claros para que la luz pase fácilmente a través de ellas.

Seguridad de la iluminación ante la humedad

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de elegir la iluminación es la seguridad que nos ofrece. El cuarto de baño es una de las estancias del hogar en las que el agua y la humedad están más presentes, por lo que la iluminación elegida debe cumplir unas medidas de seguridad que eviten cualquier incidente.

Para asegurarnos de que la iluminación es segura, contamos con el Índice de Protección (IP). El grado de IP consta de dos dígitos. El primero indica el nivel de protección frente al polvo y la intrusión de cuerpos sólidos, mientras que el segundo hace referencia al nivel de protección frente a líquidos.

Las lámparas para baño deben contar, como mínimo, con un grado de protección IP44 para evitar que se produzca la intrusión de elementos no deseados, como polvo, agua y humedad.

Cuanto más cerca esté del lavabo y la zona de baño, mayor debe ser el grado de protección, ya que su exposición a la humedad y las salpicaduras de agua es mayor y es necesario evitar cualquier peligro.

Esperamos que te sirvan de ayuda todos estos consejos de iluminación para el baño. Si tienes cualquier duda sobre la reforma de tu baño o la iluminación más recomendable, puedes contactar con nosotros a través del formulario de contacto, por teléfono o por correo electrónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba