Cómo transformar una habitación infantil en un dormitorio juvenil

Con el paso del tiempo, los hijos van creciendo y sus gustos y necesidades cambian. Por ello, su habitación infantil también debe transformarse en un dormitorio juvenil. Su nueva habitación tendrá que adaptarse a las necesidades de un adolescente, que son muy diferentes a las de un niño.

Aumentar el espacio de almacenaje, cambiar la cama o pintar las paredes de un color menos infantil son algunos de los aspectos que se pueden modificar en la habitación infantil para convertirla en un dormitorio juvenil. A continuación, te damos algunas ideas si estás pensando en reformar el dormitorio de tu hijo adolescente.

Color de las paredes

Uno de los primeros aspectos que debes pensar en cambiar en la habitación de tu hijo para darle un toque más adulto es el color de las paredes.

Cambiar los vinilos decorativos, los papeles pintados y los colores llamativos por colores más sobrios, como el gris, hará que el dormitorio se convierta en uno más adulto, mucho más acorde a la etapa en la que se encuentra tu hijo.

Aunque es posible hacer uso de papel pintado, la opción más recomendable es la pintura, ya que su coste es menor y es mucho más sencillo realizar cambios en las paredes posteriormente.

Ampliar el espacio de almacenamiento

Los juguetes dan paso a la ropa, los zapatos y otros complementos. Por este motivo, las necesidades de almacenaje se modifican y el mobiliario debe adaptarse a dichas necesidades.

El espacio extra de almacenaje le permitirá a tu hijo mantener la habitación ordenada, por lo que es importante elegir los muebles de almacenaje que mejor vayan a adaptarse a sus necesidades. Armarios, cajoneras y cómodas son algunos ejemplos de muebles de gran utilidad para ampliar el espacio de almacenamiento.

Decoración con personalidad

La elección de los muebles y la decoración en una habitación juvenil debe ser diferente a la de un dormitorio infantil. Tu hijo ya no es un niño y, por tanto, quiere elegir la decoración de su propio cuarto.

El dormitorio es su espacio privado, por lo que es importante dejarle elegir, en la medida de lo posible, los muebles y los elementos decorativos que más le gustan.

dormitorio juvenil 207

Actualmente, muchas familias optan por muebles en tonos neutros para la habitación infantil. En esos casos, el cambio de mobiliario no tendrá que ser tan grande, ya que la mayoría de los muebles seguirán siendo válidos en el nuevo dormitorio.

Sin embargo, si en su momento se optó por muebles más infantiles, con dibujos y formas, será necesario realizar un cambio mucho más radical.

El escritorio: un elemento esencial en una habitación juvenil

En el dormitorio infantil, la mesa no juega un papel importante y es posible tener una de menor tamaño en la que jugar y hacer los deberes. No obstante, los adolescentes necesitarán un escritorio de mayor tamaño que se adapte a sus nuevas necesidades.

Durante los siguientes años de su vida, tu hijo adolescente pasará gran parte de su tiempo estudiando, por lo que un buen escritorio se convierte en un elemento imprescindible en su nueva habitación.

Una mesa amplia le permitirá organizarse mejor, disponiendo de un mayor espacio para colocar sus libros, el ordenador y otros materiales necesarios para el tiempo de estudio. Otros aspectos, como la zona en la que se encuentra ubicada o la iluminación, también juegan un papel fundamental en el rendimiento escolar de tu hijo.

Asimismo, es importante escoger una buena silla ergonómica de estudio que garantice la comodidad de tu hijo mientras está estudiando, mejorando su rendimiento y evitando malas posturas y dolores de espalda.

Iluminación

Cada estancia del hogar cuenta con unas necesidades diferentes en cuanto a la iluminación. En el caso de los dormitorios infantiles y juveniles es recomendable contar con un mínimo de tres puntos de iluminación.

El escritorio debe contar con su propio punto de luz para aportar la visibilidad necesaria durante el tiempo de estudio. La segunda luz debe estar situada al lado de la cama o en la mesita de noche, en caso de haberla. El tercer punto de luz es el principal, ya que se encarga de iluminarla por completo, y se encuentra en el techo de la habitación.

En caso de disponer de otros espacios importantes en la habitación, como una zona de lectura, sería recomendable añadir otros puntos de iluminación en estos rincones para mejorar la visibilidad.

Si estás pensando en reformar el dormitorio infantil o juvenil de tu hijo, no dudes en contactar con nosotros para que te ayudemos. Puedes hacerlo utilizando el formulario de contacto, por teléfono o a través del correo electrónico que encontrarás en nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba